Vanesa, una madre envuelta en llamas

Vanesa salió envuelta en llamas de su habitación, su concubino no hizo nada por ayudarla, la había quemado luego de una terrible discusión. Estaban los tres solos en casa con el hijo de ambos. El pequeño de cinco años, preso de inimaginables  emociones,  huyó del hogar mientras gritaba por las calles de su barrio ¡¡Mi mamá se quema!!! a la vez que golpeaba las puertas de los vecinos. Jorgelina, su tía, lo encontró en las vías del tren, lo dejó en su casa y fue en busca de otra hermana, Andrea; entre ambas cargaron en el coche a Vanesa partiendo raudamente hacia el hospital Clemente Alvarez.

Era un frío y gris día de invierno, 29 de Junio de 2010. Las lágrimas, el dolor y la desesperación eran inmedibles para la tragedia  de una familia hundida en la desesperanza. El departamento del quemado lucha incansablemente por salvar la vida de  una joven mujer quemada en vida, víctima de un salvaje ataque machista por parte de su pareja durante doce años, del padre de sus hijos porque ella se encuentra en  un estado avanzado de embarazo. El cuerpo médico decide al día siguiente practicar una cesárea e inducirla posteriormente a un coma farmacológico. Diez días en neonatología fueron suficientes para que la beba totalmente sana y salva se vaya a vivir con tía Jorgelina en compañía de su pequeño hermano.

Mientras, Vanesa se debate entre la vida y la muerte; las vías respiratorias estaban destruidas, la palmas de las manos imposibles de recuperar, el 33% de su cuerpo presentaba quemaduras irreversibles entre ellas, la totalidad del  rostro. Comenzaron los familiares,  un largo deambular por los quirófanos con la única compañía de una inquebrantable fe en que se recuperaría. Regresa a su casa el 7 de Noviembre para asistir al sexto cumpleaños de su hijo, quien no se atreve a mirarla y deshecha su compañía; ha visto a su nena diez minutos cada domingo durante los meses anteriores.

Los trabajadores de la sala de terapia intensiva reciben a Vanesa a los pocos días, luchan incansablemente para sacarla de la descompensación en que se encontraba, una lucha sin cuartel y sin efecto; el 22 de Noviembre de 2010, Vanesa fallece sin que la ciencia pueda hacer nada por ella. La ciudad de Rosario y un país entero quedan conmocionados ante la noticia, este ataque vil y cruel a una mujer indefensa ha sido un golpe inesperado. Esta muerte que al día de la fecha sigue impune, esa injusticia con que son tratadas las víctimas y sus familiares, esa desidia con que se manejan quienes debieran ejercer la justicia es intolerable.  Es incompresible que la respuesta sea que no hay pruebas suficientes para inculpar a un asesino.

Y allí como el ave fénix, resurgiendo entre las llamas quedó el legado, el milagro mejor manifestado: la pequeña. 

Carta recibida desde Argentina. Agradezco al familiar de Vanesa por compartir esta  historia. Un abrazo cargado de esperanza para ellos y todas las mujeres argentinas. Hasta la próxima!

Rosa De Jericó Comunidad de Mujeres

Anuncios

Espejos rotos

Mientras haya mujeres sobre la tierra habrá un espejo que refleje sus rostros, sus cuerpos, su esencia femenina. Estos espejos, rotos por los moretones, las inflamaciones y heridas,  muestran lo que es la sociedad chilena que debe interiorizar,asumir y erradicar de nuestra cotidianidad.Imagen

No más mujeres golpeadas, no más mujeres asesinadas.  Debemos llevar la cultura de la No Violencia a todos los lugares de Chile, partiendo desde la cuna a la universidad, pasando por la organizaciones sociales y comunitarias; invadir todo grupo humano enseñando el valor del respeto mutuo en todos lo ámbitos de la vida.

Ella, mi hija,  con el paso de los años, veinte, desde que se casó por  primera vez y como fatal consecuencia de ese matrimonio,se ha convertido en victimaria, dejando muchos heridos en su caminar; sus hijos, su segundo marido, su familia de origen donde el menor de  hermanos siendo niño expresó:  ¿Porqué nos tiene que pasar ésto a nosotros,si éramos tan felices?.

Mi hija durante 5 años vivió completa y claramente  el círculo de la violencia física y psicológica,hasta que al fin aún amando a su victimario logró asumir que tenía que dejarlo y partir en busca de rehacer  su vida deshecha. En su tiempo no había SERNAM ni centros de Apoya, ni tampoco tuvimos la visión ni el dinero para brindarle un buen tratamiento ya que tantos golpes y malos tratos derivaron en una fibromialgia que la obligó a dejar de trabajar trastornando más aún su vivir.

Era una buena profesional como también lo es su victimario, ni siquiera el nivel educacional libera a las familias de éste flagelo que rompe a cada momento con las esperanzas e ilusiones de muchas parejas en Chile.

Las manos están hechas para acariciar y no para golpear,la boca está hecha para hablar palabras dulces y no para insultar.Si aprendiéramos bien éstas premisa,la violencia estaría fuera de nuestras vidas.

Carta recibida desde Chile. Agradezco a todas las mujeres chilenas que se han sumado a esta propuesta. Hasta la próxima!

Rosa De Jericó Comunidad de Mujeres

 

Bienvenida

Hola amigas y amigos. ¡Bienvenidos al blog!

Mi sincero agradecimiento por seguir la página ” Carta de una mujer maltratada”.

En la búsqueda de mejores herramientas de comunicación para ella me he sumergido en esta nueva experiencia que es el blog, que permitirá  la publicación amplia y legible de todas las cartas recibidas.  Esta andadura es totalmente nueva para mí, pondré todo mi empeño en mejorar para ustedes y sumar un nuevo aprendizaje en mi vida.

Les invito a seguir escribiendo, recuerden que las publicaciones son anónimas y que solamente a su pedido se mostrará la procedencia de la correspondencia. Me siento halagada por la confianza depositada en este espacio que no está limitado solamente a las mujeres sino que también invito a los hombres, a leerlo, participar, comentar,  y por supuesto: escribir.

Las sugerencias son bienvenidas y las opiniones necesarias. Este es un sitio creado para todas y todos, por todas y por todos, con el objetivo de crecer y enriquecernos mutuamente aprendiendo de las experiencia propias y ajenas.

Recuerden que: “El dolor silencioso es el más funesto”. Jean Baptiste Racine.

Nuevamente gracias. Hasta la próxima.

Rosa.